La fiesta culé siguió en el avión: bailes, risas y guerra de almohadas en pleno vuelo