La crisis de los mercados llega al fútbol