Guardado y Pereira, las alas del nuevo Valencia