Neymar, ¿la bomba del Barça?