¿Necesita el Barça a Cesc?