Llorente, a los leones