Levy, el negociador más duro de la Premier