Kun en el City: ¿salto de calidad?