Keylor Navas, un portento bajo los palos