Javi Martínez, el deseado