Bale, el gran galáctico de Florentino