Cesc, un día más en el gimnasio