Cazorla, el hombre 'premier'