Pep, y su póquer de cerebros