El Barça de Luis Enrique está a medias