¿Desconsideración o estrategia? Torres calentó pero Simeone no le dio ni un minuto