Las 39 faltas no fueron suficientes, para Valverde no fue un partido duro