Así se tira la falta más ridícula y pretenciosa de la historia del fútbol