Éxtasis en Pamplona para celebrar el ascenso del Osasuna a Primera