La expedición blanca cuelga las botas y pasa un día “sobre ruedas”