¡La magia existe! Que se lo digan al portero de Ruanda cuando le quitaron su amuleto