Varias bengalas fueron encendidas en el Cluj Arena pese a los exhaustivos controles