Los excesos de Espanyol y Barça en los derbis: la explicación a toda la polémica