El palo evita un espectacular gol de tijera de Álvaro Morata