Zabolotny despeja un cañonazo de Thiago