Thiago Alcántara y Rodrigo, la conexión letal de la selección sub 21