Morata, el hombrecito gol