España, a defender el trono europeo