David de Gea vuela para otro paradón