Los radicales convierten Europa en su campo de batalla y protagonizan lamentables peleas en siete ciudades