Los aficionados la lían en el Bratislava-Praga y la policía irrumpe en el césped