Una goleada para calmar los ánimos