La Europa League para limar asperezas en Valencia