Susaeta, el intocable de Bielsa