Simeone y Emery, dos entrenadores pasionales