El Sevilla se desmelena en el vestuario: bailes, cánticos, cerveza y llamadas de móvil