La fiesta del Sevilla en el Pizjuán: de las lágrimas de Beto, al torero M’Bia y su capote