El Sánchez Pizjuán volvió a ser una olla a presión: himno, fiesta y ‘olés’ en la grada