Joaquín, el mejor guía de Florencia: “No he pasado a una iglesia, las veo todas por fuera”