Los míticos del Athletic, una inspiración para la final