La ‘Fiore’, un hueso duro de roer en el camino del Sevilla para llegar a Varsovia