La Europa League, el bálsamo de los nuestros