Cristóbal Soria, un 'enfermo' del Sevilla que durmió abrazado al trofeo