Atleti y Valencia tienen cuentas pendientes