El Athletic, contra las cuerdas en Europa