De los besos sevillistas a la Copa al "¡rubió, siéntate, que tenemos que salir, monstruo!"