El Valencia, del caos de Kiev a la tranquilidad de las playas de Chipre