La afición ché explota contra los jugadores