La estética deja paso a la efectividad en el nuevo Barcelona de Luis Enrique