Las esteladas y el himno, en segundo plano: división de opiniones y triunfo del fútbol